Uso de imágenes en redes sociales

Por Publicado en - Creatividad & Fotografía & Legislación & Publicidad & Redes Sociales el 12 de mayo de 2016 0 Comments Marilyn anuncia cafe

Gestión de redes sociales, imágenes y contenidos online.

En Plan B retomamos –más vale tarde- esa serie de post que hemos querido dedicar a quienes tienen negocio propio, recursos ajustados y una voluntad férrea de dar a conocer personalmente su empresa, proyecto o producto a través de las redes sociales. Por experiencia sabemos lo exigentes que son y cuánta atención requieren. Lo mismo ocurre con el blog: sacarlo adelante y que ayude a posicionar tu web por encima de las demás es muy complicado. Hay que redactar contenidos de interés y hacerlo, además, mejor que nuestra competencia.

El boom del community manager o gestor de redes sociales parece estabilizarse: somos optimistas y pensamos que, por decantación, desaparecerán del mercado los atrevidos por ignorancia, capaces de equipar a un mono con dos pistolas y trabajar con precios que no superan la paga dominical de un niño de diez años y las agencias de la vieja guardia que ponen el contador en cuanto pisas la alfombrilla de bienvenida de su estudio. A pesar de que el ajuste de precios ha propiciado que los pequeños negocios o empresas puedan invertir en redes sociales u otras estrategias de comunicación, sabemos que no siempre se tiene esa capacidad, sobretodo cuando se empieza que es, por lo demás, el momento más sensible para comunicar. Cierto es que arrancar un negocio en un país como el nuestro parece cosa de ricos y que las asfixiantes cuotas de autónomo dan margen a pocas alegrías y extras. Y, lo queramos o no, la inversión en comunicación es, todavía, un extra. Somos muchos, por no decir todos, quienes hemos empezado trabajando nuestra propia marca y nos hemos lanzado de cabeza al mundo online sin saber cuánto cubre. Con nuestro blog trataremos de arrojar luz a los temas más recurrentes. Como decimos, no es este un blog para expertos, pero te será útil si quieres gestionar tu propia comunicación de marca.

Autoría de las imágenes

En efecto, nos tiramos a la piscina y a menudo sin la digestión hecha. Nunca pasa nada… hasta que pasa. No somos conscientes de que detrás de cada imagen hay un autor y que ese, y no otro, es quien detenta el derecho sobre esas imágenes. Y las imágenes nunca son gratis. Todo lo contrario, pueden llegar a costarnos muchísimo más dinero del que pudiéramos imaginar.

Lo primero que debemos saber cuando hacemos uso de una imagen es que, si no tenemos la autorización del autor por escrito, no deberíamos usarla. Claro que entonces las redes sociales y los blogs solo serían texto corrido con muy poca gracia. ¿Qué hacer para no correr riesgos?

  • Haz tu propia foto: conviértete en autor y para ilustrar un post sobre la preparación del mejor gin-tonic no recurras a fotos de estudio que ya tienen su propio autor. Quizás tu foto no sea tan buena pero te sorprenderá ver la difusión que alcanza y su buena acogida solo por tratarse de una imagen propia, única y personalizada.
  • Recurre a bancos de imágenes gratuitos: hay muchas plataformas que dejarán que te descargues fotos para cualquiera que sea su uso a veces sin tener siquiera que atribuir la autoría. Eso sí, la riqueza de estos proveedores de fotos no es la misma que la de los proveedores de pago. En un próximo post os hablaremos de FreePic, Pexels, PicDrome o Photopin.
  • Busca en Pinterest o Flickr y cuando encuentres lo que andas buscando pide permiso al autor para el uso específico que le vayas a dar a esa foto. Te sorprenderá lo amable y desprendida que es la gente. Un consejo, no lo hagas foto a foto: si tienes un taller mecánico y vas a publicar muchas fotos de coches, dedica un tiempo a buscar varias fotos a la vez, suficientes para diferentes post en redes o artículos del blog.

Creative Commons

Vete a Google. Teclea fotografías creative commons y tendrás un buen número de resultados de páginas con enlaces a fotos que “aparentemente” están libres de derechos. En realidad no es así porque, como hemos dicho, la foto tiene siempre un autor. Lo que diferencia a las fotografías creative commons de otras es que son imágenes bajo licencia o lo que es lo mismo: pueden usarse bajo las condiciones que se especifican en cada imagen. Creative Commons dispone de un buscador propio que rastrea las principales plataformas.

https://search.creativecommons.org/

Los resultados de búsqueda ofrecen fotos que puedes usar comercialmente e incluso modificar con la única condición de atribuir la autoría. Cuidado porque la garantía nunca lo es al 100%: conviene leer la letra pequeña. Un consejo: ante la duda, busca otra imagen.

Otro día te explicamos cómo se regulan los distintos permisos permisos. Mientras puedes echarle un vistazo a este link:

https://www.flickr.com/creativecommons/

Imágenes de dominio público

Puedes utilizarlas a discreción porque ha expirado el plazo de protección que rige para los derechos de autor. ¿Cuándo acaba ese plazo? Depende de la legislación de cada país. En España los derechos de autor rigen hasta 70 años después de la muerte del mismo. Puedes encontrarlas en organismos que van desde la Nasa hasta la Librería del Congreso de Estados Unidos o a la Fototeca del Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura. Normalmente son fotos antiguas aunque te sorprenderás de lo útiles que son para ilustrar la gran mayoría de temas de los que se puede hablar. Esta, la sacamos de la Nasa:

(24 July 1969) -Nasa: tierra sobre el horizonte de la luna

(24 July 1969) -Nasa: tierra sobre el horizonte de la luna

¿Qué pasa si las fotos las hago yo?

Que te conviertes en el autor. Sólo en caso de que seas tú quien dispara. Si las fotos son de encargo, quien te facture te cederá los derechos de explotación de la mismas pero nunca los derechos de autor que son inalienables. Si recurres a un fotógrafo profesional conviene que regules por contrato el uso que vas a hacer de las fotos y el tiempo. No se suele hacer pero verás lo útil que resulta si el presupuesto de tu campaña publicitaria es alto y te encuentras con que, tiempo después, otra marca usa la misma foto para un anuncio diferente.

Cuando subes las fotos a Facebook los derechos los cedes a Mr. Zuckerberg para su uso, aunque solo dentro de la plataforma. Conviene tenerlo claro. Rebotar fotos de otros en tu propio muro es lícito pero copiar fotos y usarlas en otras plataformas o redes sociales, no. Hay que tener cuidado con eso, sobre todo con fotos de cierta entidad, de marcas concretas o de personajes públicos en entornos de ámbito privado.

En cualquier caso aunque las fotos sean tuyas tienes que tener en cuenta qué tipo de fotos son, dónde están hechas y con qué fin. Imagina que haces fotos en la playa –un lugar público- de un tipo tomando el sol y luciendo un moreno albañil pluscuamperfecto y las usas para anunciar un bronceador de tu tienda online. Incorrecto: el sujeto de la foto podría reclamarte porque te estás lucrando con su imagen. Lo mismo ocurre si su dignidad puede verse perjudicada.

Resumiendo:

  • Sé muy escrupuloso cuando hagas un uso comercial de imágenes que no son tuyas.
  • Aunque las fotos estén tomadas en un lugar público, cuidado con el derecho a la divinidad y a la propia imagen.
  • En caso de menores, procura que no se les vea la cara aunque las fotos sean perfectamente legales, de lo contrario, asegúrate de tener el permiso de los padres o de los tutores legales.
  • Tómate este artículo como lo que es: información que debes contrastar.
  • Acude a especialistas en derecho de imagen cuando tengas la menor duda.

Hemos pixelado el nombre de marca que hace uso de esta imagen de Marilyn. Podemos hablar del pecado sin necesidad de hacer mención del pecador. Después de lo que te hemos contado… ¿Qué piensas? ¿Te atreverías a usar una imagen de Mourinho para anunciar cupcakes? De la parte creativa y de la estrategia también tendríamos mucho que decir. Pero ya, si acaso, otro día.

Uso publicitario de un icono universal

Uso publicitario de un icono universal

 

Max Valero  Creatividad/Imagen/SocialMedia

 

Por favor, deja un comentario


(requerido)