¿ Y ahora qué? Pymes y redes sociales (2)

Por Publicado en - Sin categoría el 24 de octubre de 2014 0 Comments

duda

Hemos tomado la decisión: queremos que nuestra empresa, nuestra marca, esté presente en redes sociales. Presente y activa. Porque se trata de esto último. No vale con abrir cuentas y perfiles, pedir a nuestros amigos que nos sigan y postear un par de veces. Porque así perdemos dos cosas: amigos y reputación.

Estar en redes sociales, tratar de forjarse o mantener una reputación online, cuesta tiempo. Y dinero. Por eso lo conveniente es tomárselas en serio y saber qué vamos a decir, a quién, cómo y cuándo. O lo que es lo mismo, tener una estrategia. Este podría ser el primer requisito porque sin saber hacia dónde ir se hace muy difícil llegar.

Pero antes de nada habremos tenido que sentarnos y repensar qué somos y qué nos define como marca. ¿Para qué? Porque las personas compartimos valores y sentimientos. Y toda marca, por grande o pequeña que sea, tiene y destaca sus propios valores. La clave está en potenciar aquél que más nos diferencia del resto. Y así veremos, por ejemplo, que el trato humano e individualizado de un dentista de barrio puede hacer frente a los precios imposibles de una franquicia.

Antes de plantearse la estrategia –que dejaremos para otro post- hay que tener en cuenta factores que son claves para el funcionamiento correcto de nuestras redes sociales:

  • Conocerlas bien. Obvio. Si te vas a comprar un piso lo normal es darte una vuelta por el barrio para saber cómo es. Se trata de detectar donde está el público al que nos dirigimos y cómo se comporta en cada una de esas redes para poder ofrecerle aquello que más le guste.
  • Tener claro que cada plataforma tiene su técnica, su lenguaje y sus limitaciones. Y que si nos limitamos a reproducir el mismo mensaje por diferentes canales perderemos eficacia y credibilidad.
  • Tener ganas de hablar. Y de que te hablen. Porque una vez presentes no podemos ignorar a quien nos interpela aunque lo que nos diga sea de lo más banal. Otra cosa será torear con quien nos incomode. También veremos cómo.
  • Gestionarlas con criterio profesional: de igual modo que te preocuparías por saber en cuántos buzones han caído tus flyers o folletos, preocúpate por saber si la gestión de tu marca es la adecuada y si está cumpliendo con tus objetivos de marketing. Porque todo se puede medir.
  • Ser proactivo: conociendo las necesidades de tus seguidores quizás puedas implementar estrategias de marketing que se adelanten a sus deseos. Anticiparse es clave.
  • Estudiar a la competencia. Es clave ver qué hacen y qué no hacen. ¿Para qué? Pues para tratar de diferenciarse y destacar nuestros valores por encima de los suyos.

¿Qué significa todo esto? Que antes de dar el paso debemos tener claro que las redes sociales, para que puedan llegar a ser una herramienta eficaz al servicio de nuestra empresa, requieren de un compromiso serio y exigente. En fin, que lo que no conviene es estar por estar. Porque te arriesgas a que el vecino, tu competencia más directa, te deje en evidencia a poco que se esfuerce un poco más que tú.

Próximo post: “Fans, clientes, followers, consumidores y ventas”. O el comportamiento del consumidor en las redes sociales.

silueta mujer iconos

Por favor, deja un comentario


(requerido)